La cuenta corriente con el mínimo necesario

la cuenta corriente con el minimo posiblePor norma general las cuentas corrientes en España están remuneradas al 0%.

Siempre hay excepciones en bancos online o entidades de menor tamaño que intentan arañar parte de los clientes haciendo uso de políticas más agresivas, pero lo más normal es que nuestro banco no nos esté dando absolutamente nada por el dinero que mantenemos en la cuenta corriente.

En la cuenta corriente cuanto menos mejor

El sueño de cualquiera es tener una buena cifra en la cuenta corriente, cuantos más ceros mejor. Sí pero a la vez tengo que deciros que si no nos está rentando nada el dinero que tenemos ahí depositado es como si estuviésemos regalando a los señores del banco una cantidad cada mes.

La inflación en los últimos meses está históricamente muy baja, rondando casi el 0,3 % pero no siempre ha sido así.
Sin tener que irnos muy lejos, entre el período 1999-2007 la inflación en España estuvo oscilando entre el 3 y el 4%.

Esto quiere decir que el dinero que teníamos en una cuenta corriente sin remuneración se habría depreciado en este período un 29%

Si nos vamos a períodos algo más alejados, entre 1973 y 1983 la inflación media estuvo por encima del 16%. Imagínate el destrozo financiero que supondría tener nuestros ahorros en estos años en una cuenta sin remunerar.

¿Pensáis que el dinero que está en estas cuentas es muy poco con respecto al conjunto de los ahorros? pues dejadme deciros que os equivocáis. Los españoles tenemos en los banco más o menos 1,5 billones de euros y de esta inmensa cantidad, más de 630.000 millones de euros, o lo que es lo mismo el 40% está depositado en cuentas corrientes con o sin apenas remuneración.

Si queremos conseguir la independencia financiera debemos ser muy cuidadosos con la gestión de nuestro dinero.
Debemos hacer una previsión realista de los gastos e ingresos que vamos a tener en el más corto plazo y mantener en la cuenta corriente nada más que lo necesario para ir cubriendo estos gastos.

Hay cuentas remuneradas que aunque no admiten operaciones como la domiciliación de recibos o la disposición de efectivo mediante tarjeta, tienen total disponibilidad de nuestro dinero. En este tipo de cuentas es donde debemos tener una cantidad algo más elevada de la cual podamos echar mano ante cualquier gasto imprevisto que pudiera ocurrirnos.

El monto de esta cuenta puede ser variable en función de la liquidez de los activos en que invirtamos, pero una cantidad adecuada puede ser la de 6 meses de nuestros gastos habituales.

Y aparte de todo esto tendremos nuestras cuentas de valores, fondos de inversión y todos aquellos activos que nos dan un alto rendimiento y que debe estar compuesto por todos aquellos fondos que no vamos a necesitar en al menos una serie de años.

Dolares por Tetsumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *