La decisión más importante de tu vida

decision mas importante de tu vidaLa compra de una vivienda es probablemente la decisión financiera más importante de la vida de una persona. Nunca volverás a hacer un desembolso tan importante en relación a tus ingresos y sobre todo para el que tengas que hipotecar tu vida durante una buena cantidad de años.

Lo ocurrido en España estos años atrás va a ser difícil que se vuelva a repetir. Ni los precios subirán tan rápidamente como lo hizo hasta el 2007, ni bajarán igualmente rápido como lo están haciendo incluso hasta hoy.

Si dejamos aparte este período de burbuja y posterior explosión, y tomamos un rango más amplio de años, pongamos 30 años, y comparamos el precio de los inmuebles con la evolución de los índices bursátiles obtenemos los siguientes datos:

Quien hubiese invertido 10.000 € en bolsa hace 30 años ahora tendría unos 100.000€.

Quien hubiese invertido 10.000 € en vivienda ahora tendría un valor de 62.500 €.

La rentabilidad de la bolsa para este período es netamente superior, pero además hay una serie de argumentos adicionales que inclina aún más la balanza hacia la inversión en bolsa sobre la inversión en vivienda.

Invertir en bolsa o en vivienda

Para invertir en bolsa no hace falta un gran capital. Se puede comprar una única acción de una compañía que apenas valga un euro, aunque obviamente esta no sería una muy buena decisión porque las comisiones de compra se comerían cualquier posible rentabilidad.

Pero para una cantidad a partir de los 2.000 € el importe de las comisiones ya va siendo más marginal y sobre todo mucho más bajo en comparación con los gastos que implican la compra de una casa (notarios, registros, impuestos).

En vivienda se suelen comportar mejor el precio de los activos mejor situados y más caros que las viviendas más baratas y con peor ubicación. Esto hace que a no ser que dispongamos de un gran capital, no podamos acceder a los activos más rentables.

Sin embargo en bolsa tenemos disponible toda la gama de acciones que cotizan en el mercado, las buenas y las malas compañías. Con muy poco dinero podemos pasar a tener un pedacito de algunas de las empresas más rentables y prometedoras del mercado.

En bolsa tenemos la capacidad de invertir en negocios y mercados de cualquier parte del globo. Simplemente tenemos que sentarnos delante del ordenador y en unos pocos clics podemos adquirir unas cuantas acciones de la americana apple, de la alemana BMW o de la japonesa Toyota.

El momento de entrada es decisivo

En cualquier mercado, ya sea este bursátil o inmobiliario, entrar al mercado en el momento idóneo es crucial si queremos obtener una buena rentabilidad a nuestra inversión.

Hay acciones que alcanzaron cotas tan altas en un determinado momento de burbuja, que va a ser difícil que vuelvan a verse en esos números. En el caso de entrar en uno de esos picos de mercado podemos ver como pueden pasar bastante años, incluso lustros hasta que entremos en beneficio en ese determinado valor. Sin embargo alguien que compre cuando las bolsas están especialmente bajas puede tener rendimientos espectaculares en tan solo unos meses.

comprar inmueble es decision muy importanteEn el mercado inmobiliario también ocurre lo mismo. Aquellos que compraron en pleno auge de la burbuja han visto como el valor de su inmueble está probablemente en la mitad de lo que pagaron en su día. Tendrán que pasar bastantes años para que los precios vuelvan al nivel que muchos pagaron.

La principal diferencia entre el mercado bursátil y el inmobiliario a la hora de errar en la interpretación del timing de mercado, estriba en una cuestión nada trivial: la liquidez.

Si hacemos una mala compra de valores por haberlo hecho en un momento extremo de mercado y vemos como la cotización empieza a caer, solamente tendremos que apretar cuatro teclas en nuestro portátil y el dinero estará en efectivo en nuestra cuenta.

Sin embargo el mercado inmobiliario es mucho menos líquido. Cuando los precios empiezan a caer hay un éxodo de compradores que hacen que desembarazarse de un inmueble en plena caída de precios sea muy difícil aun cuando hagamos rebajas importantes en el precio final.

Fotos de Fco. Hernando y  fibercool.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *