Vigila tus grandes gastos y no escatimes en los céntimos

vigila tus grandes gastos

Hace unos años leí una frase que decía algo así: “No seas listo con los céntimos y tonto con los euros”.

Mucha gente cree que la solución para llegar a fin de mes está en ahorrarse unos céntimos cada día y para ello son capaces de realizar las más absurdas acciones.

A continuación pasamos a relatar algunas de ellas:

- Se desplazan a tiendas muy alejadas para comprar cosas de muy poco valor pero que valen algo más baratas. Hace algún tiempo se hizo famosa una panadería en una localidad de la Comunidad valenciana que vendía el pan a 20 céntimos. Algunas personas recorrían varios kilómetros entre ida y vuelta para ahorrarse esos pocos céntimos.

Si se tomaban el tiempo del paseo como una manera de hacer ejercicio y ello les hacía sentir bien me parece estupendo pero que una persona pierda cada día 40 minutos para ahorrarse unos pocos céntimos en la barra de pan…

- “Yo casi no uso el coche, por eso le echo sólo 5 € cada vez que reposto”. Pues como le pille la gasolinera un poco lejos, entre ir y venir se estará gastando casi un euro en el trayecto sólo de ir a echar gasolina. Cuando vayamos a repostar hay que hacerlo en cantidades más elevadas y nunca se debe apurar al máximo la reserva del depósito porque los posos del final pueden acabar dañando los inyectores además del peligro que corremos de quedarnos tirados sin combustible.

- Cargar el móvil en el trabajo para ahorrar. Hay gente que tiene por costumbre recargar el móvil en su trabajo y evitan realizar recargas en casa pensando que de esta manera estarán ahorrando un montón en electricidad. Pues afortunadamente el consumo de electricidad de la batería de un móvil es tan ínfimo que aunque lo recargásemos todos los días en el trabajo el máximo ahorro que podríamos conseguir es de tan solo 10 céntimos al año. Si, parece increíble pero recargar el móvil todos los días del año sólo consume esa electricidad.

Tómate tu tiempo en las grandes decisiones de compra

Unas pocas veces en la vida tomamos algunas decisiones de compra muy importantes. El importe a pagar en relación a nuestros ingresos o ahorro es tan grande que una mala decisión puede pesarnos como una losa durante una buena cantidad de años.

Estas grandes decisiones deberíamos tomarlas con un alto grado de racionalidad, tomándonos nuestro tiempo para evaluar todas las alternativas, haciendo números.

no seas listo con los centimosEl caso más común es la compra de una casa:

En el caso de tratarse de la vivienda habitual debemos tener muy en cuenta el importe por el cual vamos a hipotecarnos en relación a nuestros ingresos. No es nada aconsejable que la cuota de nuestra hipoteca supere el 30% de los ingresos familiares mensuales.

Actualmente los tipos de interés se encuentran en una tasa históricamente baja. El precio del dinero en la Unión Europea está casi al 0%, este hecho hace que la cuota de las hipotecas esté en los valores mínimos que podrían alcanzar. Pero esto no ha sido siempre así. Una subida de tan solo 3 puntos en el tipo de interés puede disparar el importe de la cuota casi un 40%.

Cuando hablamos de comprarnos una segunda residencia como la típica casa de la playa tenemos que ajustar muchísimo más las cuentas y ver si realmente nos merece la pena el esfuerzo.

Algunas de estas casas sólo son usadas 15 días al año. En casos como estos va a ser muy difícil que podamos considerar el gasto como racional. Un piso medio en la costa Mediterránea puede costarnos perfectamente 140.000 €.

El alquiler de una quincena en verano puede salirnos por unos 1.000€. Sin entrar en cuestiones de hipotecas, cálculo de intereses y rentabilidad de inversiones alternativas, simplemente haciendo las cuentas del barquero nos sale que deberíamos ir 140 años de vacaciones al piso en propiedad para amortizarlo en relación al precio de un alquiler.

En las compras importantes dejad un poco a un lado las emociones y confiad en vuestra mente analítica, os traerá mucha cuenta en un futuro.

Si te ha gustado este artículo déjanos tu mail y te avisaremos cada vez que se publique un artículo en este blog.

Imágenes de Bastian y Kozumel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *